Actualizado: 

Presión de pulso

La presión del pulso, también conocida como amplitud o amplitud de la presión arterial, es la diferencia entre los valores de la presión sistólica y presión diastólica.

Contenido

¿Qué es la presión de pulso?

Antes de adentrarnos en el mundo de la presión de pulso, es pertinente y prudente hablar sobre el pulso y su función.

El pulso nos indica la cantidad de latidos del corazón por minuto, nos da información sobre la velocidad y el ritmo del latido.

Edad Latidos por minuto
Adultos 60 - 80
Tercera edad 80 - 85

Existen factores que pueden aumentar los latidos a 90 o más por minuto. Esto puede suceder por fiebre, estrés o deshidratación, en dado caso que esto sea por un tiempo prolongado es recomendable consultar con un especialista, ya que, puede estar relacionado con alguna enfermedad.

Ahora bien, la presión de pulso es la diferencia entre los valores de la tensión sistólica y la diastólica, es también conocida como amplitud de la tensión arterial. La presión de pulso nos provee de información sobre extensibilidad de las arterias, que normalmente va disminuyendo con la edad. Mientras más alta sea la amplitud del pulso, más rígidas son las venas. Esto significa que una presión de pulso estable es igual a una alta elasticidad y por ende venas sanas.

Tip: Descarga gratis Cora Health para que mantengas un control sobre tu tensión arterial y tu presión de pulso. Mejora la salud de tu corazón con un estilo de vida saludable.

Fórmula para calcular la tensión de pulso

Como ya sabemos la tensión de pulso es la diferencia que existe entre los valores de la tensión sistólica y la tensión diastólica. Recuerda que la unidad de medida para la tensión arterial es milímetros de mercurio (mmHg).

Tensión sistólica 120 mmHg
Tensión diastólica 80 mmHg
Tensión de pulso 120 – 80 = 40 mmHg

Como podemos observar en el cuadro anterior la tensión sistólica es de 120 mmHg y la tensión diastólica es de 80 mmHg. La fórmula de la tensión de pulso vendría siendo el valor de la tensión sistólica menos el valor de la tensión diastólica.

120 – 80 = 40 mmHg

Por ejemplo, si tus valores tensión arterial están en 130/85 mmHg, tu tensión de pulso será igual a 45 mmHg.

¿Qué factores influyen en la presión de pulso?

Existen diversos factores que influyen sobre la presión de pulso. Como explicamos anteriormente la presión de pulso indica el nivel de elasticidad de las venas. Es importante entender que con el tiempo la elasticidad irá disminuyendo.

Por otro lado, la presión de pulso también depende de la cantidad de sangre que sale del corazón (cantidad de contracciones del corazón) y el tiempo que transcurre entre dos latidos del corazón.

Valores normales de la presión de pulso

La tensión arterial tiene un rango de valores por los que puedes guiarte para saber si tus valores de tensión arterial son bajos (hipotensión), normales o altos (hipertensión).

Sin embargo, la presión de pulso no tiene un rango de valores buenos o malos tan marcado como la tensión arterial, pero, si los valores de presión de pulso se encuentran entre 25 mmHg y 50 mmHg se considera una presión de pulso normal. Cuando los valores están por encima de 50 mmHg se dice que la presión de pulso es alta y cuando los valores están por debajo de 25 mmHg se dice que la presión de pulso es baja.

Presión de pulso alta

La presión de pulso alta afecta la circulación de las venas coronarias y reduce la cantidad de oxígeno que llega al corazón.

Como consecuencia, una tensión de pulso alta puede generar enfermedades coronarias. Existen estudios que demuestran que una presión de pulso que se encuentre 10 mmHg por encima de los valores normales, aumenta el riesgo de sufrir un ataque al corazón en un 20%. En este mismo estudio también se demostró que la presión de pulso es mejor para predecir enfermedades cardiovasculares que la tensión sistólica y la tensión diastólica.

Una presión de pulso alta puede desencadenar una cantidad de enfermedades. Una de ellas es insuficiencia aórtica (trastorno de la válvula aórtica), otra es hipertiroidismo (aumento de la actividad de la tiroides) y arteriosclerosis (endurecimiento, aumento de grosor y pérdida de elasticidad de las paredes arteriales).

La arteriosclerosis es común en personas mayores de 60 años, esta enfermedad puede causar hipertensión sistólica aislada hipertensión sistólica aislada.

Presión de pulso baja

Si bien es cierto que no existen unos valores previamente establecidos para presión de pulso. Si el valor se encuentran por debajo de 25 mmHg debe ser tomado en cuenta, ya que, puede significar que padeces de insuficiencia cardíaca (incapacidad del corazón para bombear la cantidad de sangre necesaria).